Rotura del Tendón de Aquiles: Una lesión espontánea



GENERALIDADES

La rotura del tendón de Aquiles es una lesión muy conocida que fue descrita desde tiempos antiguos. Ambroise Paré (famoso cirujano francés) fue quien realizó la primera descripción en 1575. Los tendones de los músculos gastrocnemios (mejor conocidos como gemelos) y el músculo sóleo (localizados a los lados de la pierna) se unen hacia el talón para formar el tendón de Aquiles, cuya función principal es la flexión plantar del pie. Es la tercera rotura tendinosa más frecuente y se relaciona con el poco flujo sanguíneo que recibe esta zona. (1)

En el diagnóstico y tratamiento de esta patología intervienen médicos generales, traumatólogos, imagenólogos, fisioterapistas y nutricionistas para lograr una adecuada reparación de esta patología y recuperación satisfactoria del paciente.



Figura 1: Fuente Atlas de Netter: Anatomía de miembro inferior (6)


MECANISMO DE LESIÓN

Las roturas del Tendón de Aquiles se producen de manera espontánea (indirecta) en la mayoría de los casos, mecanismos de aceleración y desaceleración (correr y frenar la carrera súbitamente o impacto sobre el suelo luego de saltar) se han reportado como causa desencadenante en hasta el 90% de las rupturas del Tendón de Aquiles relacionadas con la práctica de algún deporte. La ruptura compromete movimientos de despegue como la marcha y el salto (3) Existen también las roturas traumáticas o directas que son infrecuentes (traumas directos, lesiones por aplastamiento y laceraciones) y que representan menos del 10 %. (4)

FACTORES DE RIESGO

Existen factores implicados en el desencadenamiento de esta patología, que sumado al mecanismo de lesión provocan esta ruptura los cuales son: degeneración del tendón, una pobre vascularización, uso de corticoides, consumo de fluoroquinolonas y previas rupturas de dicho tendón (2)


SÍNTOMAS

Los pacientes comentan haber sentido un golpe o sensación de piedrazo sobre el talón de Aquiles que posteriormente provoca dificultad para la caminar e inestabilidad del tobillo al asentar el pie (4)


DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se establece a partir de la clínica que presenta el paciente y el examen físico traumatológico donde se utiliza la maniobra de Thompson, que consiste en colocar al paciente boca abajo o apoyando su pierna afecta sobre una silla y comprimir los gastrocnemios para valorar si la flexión plantar se evidencia o no. En caso de ruptura del tendón de Aquiles esta flexión plantar estará ausente y la maniobra será positiva. De existir dudas diagnósticas (sobre todo en el caso de roturas parciales) se requerirá el uso de la Resonancia Magnética Nuclear (RMN). (5)