"Rodilla de Saltador" ¿Qué es?





¿QUÉ ES EL TENDÓN ROTULIANO Y SU FUNCIÓN?

El tendón rotuliano se encuentra en la articulación de la rodilla y conecta la rótula y el tendón del cuádriceps con la tibia. Los tendones son estructuras de tejido de unión fibroso que se originan en el músculo y se insertan en el hueso, son el medio de unión entre ellos. Su función del tendón es muy similar a un ligamento, que es un cordón fibroso que une dos huesos, en este caso la rótula y la tibia. De hecho, el tendón de la rótula es la continuación del cuádriceps, se utiliza para transmitir las fuerzas del músculo cuádriceps con la tibia y extender la rodilla.


TENDINITIS ROTULIANA

La tendinitis rotuliana es una lesión en el tendón que conecta la rótula con la tibia. El tendón rotuliano trabaja con los músculos de la parte frontal del muslo para extender la rodilla. La tendinitis rotuliana, también conocida como “rodilla de saltador”, es más común en atletas cuyos deportes incluyen saltos frecuentes, como el baloncesto y el voleibol. Sin embargo, las personas que no practican deportes de salto pueden sufrir tendinitis rotuliana.


FISIOPATOLOGÍA

Es una patología que se aumenta por el aumento de la práctica de deportes, pero su fisiopatología y la compresión de su etiología y tratamiento son todavía discutidos. La lesión muestra micro traumas y micro lesiones sobre el tejido tendinoso y su inserción ósea, donde se presentan pequeñas áreas de focos degenerativos y necróticos. El cuerpo no puede reparar el tejido dañado y la tendinitis rotuliana se transforma en tendinosis: una enfermedad crónica dolorosa que puede tardar meses o incluso años en curar, especialmente si la persona no tiene el compromiso de estar curado antes de competir de nuevo o realizar otros esfuerzos. Esto causa dolor y debilidad en la rodilla, y dificulta el enderezamiento de la pierna.

Figura 1: https://www.fisiojordisoriano.com/tendinitis-rotuliana-tratamiento-sintomas/


SÍNTOMAS

Dolor directamente sobre el tendón rotuliano (o, más específicamente, debajo de la rótula).

• Rigidez en la rodilla, en particular al saltar, arrodillarse, agacharse, sentarse o subir las escaleras.

• Dolor al flexionar la rodilla, dolor en el cuádriceps

• Debilidad en la pierna o la pantorrilla, problemas de equilibrio

• Aumento de la temperatura, sensibilidad excesiva o hinchazón alrededor de la parte inferior de la rodilla.

Estadio 1 - El dolor sólo después de la actividad, sin menoscabo funcional.

Estadio 2 - Dolor durante y después de la actividad, aunque el paciente sigue siendo capaz de llevar a cabo satisfactoriamente su deporte.

Estadio 3 - Dolor prolongado durante y después de la actividad, cada vez con mayor dificultad en el desempeño a un nivel satisfactorio.


DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la tendinitis rotuliana se realiza principalmente con la exploración del paciente y la localización del dolor. Se trata de un dolor en la zona anterior de la rodilla que empeora con la carrera o la semiflexión. Ponerse de cuclillas es muy doloroso. La palpación del tendón, pero especialmente la zona que se inserta en la rótula es muy dolorosa.

Se ha de valorar la morfología global de la rodilla, si existe un genu varo o valgo y el condicionamiento muscular global.

Es recomendable realizar una ecografía o una resonancia magnética para valorar el estado del tendón y la presencia de degeneración tendinosa.

Es frecuente que la tendinitis rotuliana sea bilateral, pero más dolorosa en una rodilla que la otra.


TRATAMIENTO

El tratamiento de la tendinitis rotuliana se realiza en 3 etapas o fases.

La primera fase o tratamiento inicial

se recomienda realizar un cierto reposo o descanso deportivo. Se recomienda parar la actividad física que produce el dolor, por ejemplo, el pádel o el running. Si que se aconseja realizar otro tipo de actividad física como la natación la elíptica los estiramientos. No se aconseja parar completamente.

Se tiene que mejorar la musculación global de la pierna con ejercicios de condicionamiento muscular.

Se aconseja realizar tratamiento con hielo, cremas antinflamatorias y una cincha rotuliana.

La rehabilitación o fisioterapia es importante para el tratamiento de la tendinitis rotuliana.

La segunda fase del tratamiento de la tendinitis rotuliana

Se aconseja realizar un tratamiento con ondas de choque en la zona del tendón. Las ondas de choque funcionan muy bien y han demostrado buenos resultados en la regeneración y recuperación de la tendinitis rotuliana como en otras tendinitis como la tendinitis de Aquiles.

También se recomienda el tratamiento mediante infiltraciones en la zona del tendón con factores de crecimiento o ácido hialurónico.

Otro de los tratamientos que han dado buenos resultados en la tendinitis rotuliana es el tratamiento con EPI.

Tercera fase del tratamiento de la tendinitis rotuliana

Si todos los tratamientos anteriormente recomendados no han mejorado el dolor de la rodilla secundario a tendinitis rotuliana, se aconseja realizar un tratamiento quirúrgico. Se realiza un desbridamiento y tenotomías longitudinales a nivel del tendón rotuliana para favorecer la cicatrización y curación de la tendinitis. Este tratamiento se reserva para los casos más crónicos.


BIBLIOGRAFÍA

1. Argente, H., & Álvarez, M. (2013). Semiologia médica, fisiopatología, semiotecnia y propedéutica. Médica panamericana.

2. Moore, K. L., & Dalley, A. F. (2008). Anatomía con orientación clínica. Medica panamericana.

3. Tendinitis rotuliana (rodilla de saltador). En: Walker B. La anatomía de las lesiones deportivas. 1ed. Badalona: Editorial Paidotribo; 2010. p. 191-192.

4. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/patellar-tendinitis/symptoms-causes/syc-20376113

5. Bonilla Ugalde P, Chavarría Briceño M, Grajales Navarrete C. Tendinitis rotuliana (Rodilla del saltador). Revista médica de Costa Rica y Centroamérica. 2016; 73 (260): 519-523; 2016.

6. Tendinitis rotuliana. En: López Roza A. Lesiones en el pádel. “Más vale prevenir que jugar”. 1ed. Sevilla: Punto rojo libros, S.L.; 2013. p. 85-87.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo