¿Qué sucede cuando las vértebras "resbalan"?

Espondilolistesis: Revisión actual de conceptos


Es una condición en la cual una vértebra "resbala" hacia adelante (más común) o hacia atrás en relación a la vértebra de abajo.

En esta patología ocurre fractura de la parte posterior de la lamina (pars interarticulares).

Este problema puede causar dolor de espalda (nivel lumbar) y también dolor en las piernas. La región más afectada es la columna lumbar y principalmente los niveles L4 / L5 y L5 / S1.

Puede comenzar, a menudo, en la adolescencia por trauma o por degeneración articular y aumenta durante la edad adulta a medida que el deslizamiento se agrava.



Tomado de:

https://www.google.com/searchq=espondilolistesis&rlz=1C5CHFA_enEC813EC813&sxsrf= AOaemvICBYcqaxAvrhzXFK1MYpN9vvc8MQ:1637595645249&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=2ahUKEwiKl-GVp6z0AhV8TjABHbwqD5QQ_AUoAXoECAEQAw&biw=1418&bih=753&dpr=2#imgrc=pgQhvn_JSgKzcM





Se ha clasificados en 6 categorías amplias, que incluyen ístmico, traumático, degenerativo, patológico, displásico y posquirúrgico; entre estos, el más comúnmente reportado es la espondilolistesis degenerativa, afecta con mayor frecuencia a la columna lumbar inferior, aunque se ha reportado en la columna cervical y torácica secundaria a trauma(1).


La prevalencia informada varía del 19,1% al 43,1% con una edad media que varía de 71 – 75 años y con una mayor preponderancia femenina. Se cree que el evento inicial es la degeneración del disco, movimiento y estrechamiento del espacio del disco, que a su vez causan colectivamente "microinestabilidad" y un deslizamiento hacia adelante (anterolistesis) o deslizamiento hacia atrás (retrolistesis). (1)


El sistema de clasificación de Meyerding sigue siendo la clasificación más aceptada clasifica la gravedad del deslizamiento La gran mayoría ( 75%) de los casos son de grado I, es decir, una proporción inferior al 25%.(1)


Las espondilolistesis de alto grado se consideran grado III o IV de Meyerding, o más del 50% de deslizamiento. (3)


Las actividades que acentúan la lordosis a través de la hiperextensión de la zona lumbar provocan un estrés excesivo en la pars interarticularis, provocando fatiga. Se ha encontrado que la participación en deportes que acentúan este movimiento, como la gimnasia, el levantamiento de pesas, la natación, el buceo y el fútbol, aumenta las tasas de espondilolistesis(3)


Es probable que los pacientes con espondilolistesis se quejen de síntomas mecánicos, posicionales y relacionados con la actividad de acuerdo con la causa. Los pacientes, especialmente aquellos que tienen un colapso de disco de grado más alto o más cefalocaudal, también es probable que se quejen de síntomas radiculares. A medida que el nivel afectado comienza a trasladarse anteriormente, causa irritación de la raíz nerviosa que sale(3)


La radiografía lateral de columna es la prueba no invasiva más apropiada para detectar espondilolistesis debe obtenerse en bipedestación siempre que sea posible.(1,2)


La prueba no invasiva más apropiada para obtener imágenes de la estenosis que acompaña a la espondilolistesis lumbar degenerativa es la resonancia magnética. (2)


El derrame de la articulación facetaria mayor de 1,5 mm en la RM en decúbito supino puede sugerir la presencia de espondilolistesis lumbar degenerativa(1)


La mielografía simple o la mielografía por tomografía computarizada (TC) son estudios útiles para evaluar la estenosis espinal en pacientes con espondilolistesis lumbar degenerativa, especialmente en aquellos que tienen contraindicaciones para la RMN(1)


EL tratamiento conservador, en líneas similares a las de la lumbalgia, está generalmente indicado como tratamiento de primera línea para pacientes con espondilolistesis de bajo grado sin déficits neurológicos.(2)


El tratamiento conservador incluye la restricción de la actividad, alivio del dolor con el uso de medicamentos antiinflamatorios e inyecciones epidurales de esteroides y otros ejercicios de rehabilitación física. La rehabilitación física puede incluir aparatos ortopédicos, ejercicio, ultrasonido, estimulación eléctrica y modificación de la actividad. Los ejercicios pueden ayudar a reducir el dolor y fortalecer la musculatura de la columna para restaurar el rango de movimiento y estabilizar la columna. Existe alguna evidencia que indica que los ejercicios de flexión brindan un alivio del dolor y una mejora funcional superior en comparación con los ejercicios basados ​​en extensión. (1)


Tanto las inyecciones epidurales de esteroides como la fisioterapia son eficaces en el tratamiento de la estenosis espinal hasta en 6 meses de seguimiento. En pacientes con radiculopatía predominante, se puede observar alivio del dolor a corto o mediano plazo (3-36 meses) con múltiples inyecciones epidurales transforaminales de esteroides guiadas radiográficamente.(2)


En las espondilolisteisis de alto grado el tratamiento ha tendido a centrarse en la corrección de la lordosis segmentaria y el equilibrio sagital global(3)



En términos de indicaciones sintomáticas específicas, los pacientes con dolor radicular y/o claudicación neurogénica se consideran candidatos adecuados para la intervención quirúrgica. Los pacientes que presentan síntomas que sugieren el síndrome de la cola de caballo, como disfunción de la vejiga intestinal o anestesia en silla de montar, requieren una intervención quirúrgica urgente.(2)


Según el ensayo SPORT (Spine Patient Outcomes Research Trial) comparó la efectividad del tratamiento quirúrgico y no quirúrgico entre los participantes con un diagnóstico confirmado con o sin estenosis espinal que presentaban claudicación o dolor radicular durante al menos 3 meses. Un total de 150 pacientes fueron asignados al azar a tratamiento médico o quirúrgico, los pacientes menores de 65 años tenían un mayor beneficio del tratamiento en el grupo de cirugía en comparación con los pacientes mayores. Se encontró que los pacientes menores de 65 años tenían un mayor beneficio del tratamiento en el grupo de cirugía en comparación con los pacientes mayores y que la tasa de retorno relacionado al quirófano (es decir, debido a estenosis recurrente o espondilolistesis) era del 5% a los 4 años.(1)


La espondilolistesis degenerativa de bajo grado (grados I y II de Meyerding) puede tratarse principalmente con terapia conservadora. Sin embargo, si persiste el dolor lumbar intenso, se debe evaluar la terapia quirúrgica. La cirugía de fusión espinal lumbar es un tratamiento quirúrgico ampliamente aceptado y se realiza mediante fusión intersomática lumbar posterior o transforaminal (PLIF / TILF). (5)





Ilustración que muestra un TLIF L4–5.

Reimpreso de Chan AK, et al: J Neurosurg Spine 30: 234–241, 2019. Artista: Kenneth Probst. Copyright Departamento de Cirugía Neurológica, Universidad de California, San Francisco.

Tomado de: https://thejns.org/focus/view/journals/neurosurg-focus/46/5/article-pE13.xml




a , b Medición de la rotación sagital preoperatoriamente

( a ) y después de PLIF L5 / S1 ( b ).

El ángulo a : 57,7; b : 61,6 °) se determina extendiendo una línea

a lo largo del borde anterior del cuerpo de la quinta vértebra lumbar

hasta intersectar una línea a lo largo del borde posterior

del cuerpo del primer cuerpo espinal sacro


Tomado de: https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs00402-020-03697-9



Bibliografía


1. Bydon M, Alvi MA, Goyal A. Degenerative Lumbar Spondylolisthesis. Neurosurgery Clinics of North America. 2019 Jul;30(3).

2. Matz PG, Meagher RJ, Lamer T, Tontz WL, Annaswamy TM, Cassidy RC, et al. Guideline summary review: an evidence-based clinical guideline for the diagnosis and treatment of degenerative lumbar spondylolisthesis. The Spine Journal. 2016 Mar;16(3).

3. Beck AW, Simpson AK. High-Grade Lumbar Spondylolisthesis. Neurosurgery Clinics of North America. 2019 Jul;30(3).

4. Chan AK, Sharma V, Robinson LC, Mummaneni P v. Summary of Guidelines for the Treatment of Lumbar Spondylolisthesis. Neurosurgery Clinics of North America. 2019 Jul;30(3).

5. Lenz M, Oikonomidis S, Hartwig R, Gramse R, Meyer C, Scheyerer MJ, et al. Clinical outcome after lumbar spinal fusion surgery in degenerative spondylolisthesis: a 3-year follow-up. Archives of Orthopaedic and Trauma Surgery. 2020 Dec 29;

Entradas destacadas
Entradas recientes