Mochilas escolares ¡Un verdadero dolor de espalda!



Después de que ha pasado más de un año de cambiar nuestras actividades cotidianas; entre ellas el mantener clases en casa por la pandemia COVID 19, el COE nacional ha resuelto el regreso a clases presenciales de manera alternada y contando con las normas de bioseguridad adecuadas en cada plantel.


La ministra de Educación, María Brown, informó que 1 533 planteles educativos se acogerán al retorno progresivo a clases presenciales y semipresenciales, en régimen Sierra-Amazonía. Según datos de la Subsecretaría de Educación, en Quito serán 120.000 estudiantes aproximadamente los que acudirán de manera presencial; esto equivale al 7 % de 1´665.000 estudiantes que forman parte de todo el sistema educativo en Quito.





Con relativa frecuencia vemos a los escolares cargando más peso que el recomendado (10 a 20%) del peso corporal del alumno.


Según un articulo publicado en medigraphic por Ruano y colaboradores describen que en un día promedio de escuela, un niño lleva por lo menos 6 o 7 libros de diferentes asignaturas, sus respectivos 6 o 7 cuadernos, diccionarios pesados, una Biblia, cuadernos especiales de dibujo o música, lápices y todo lo que puedan meter en cada bolsillo de sus mochilas; además tienen que llevar una lonchera.


Cada vez hay más preocupación en los padres por esos bolsos que sobrecargan la espalda de sus hijos. En el mundo entero se está viendo niños con problemas en la espalda, a causa de cargar tanto peso todos los días y por tantos años.


Investigaciones llevadas a cabo en EUA, Francia y Reino Unido han demostrado que el exceso de peso en las mochilas puede provocar problemas musculares en el cuello, hombro o espalda, como la escoliosis.




Estas mochilas cargadas producen un desplazamiento del centro de gravedad del cuerpo hacia atrás, provocando una inclinación del cuerpo hacia delante, causando tensión en cuello y espalda. Los expertos llegan a recomendar que el peso máximo que deben llevar a sus espaldas los escolares no sobrepase en un 10% del peso corporal del niño.


Canté y Kent afirman, que el peso excesivo que se lleva en la mochila influye directamente en las alteraciones biomecánicas que presentan los niños en edad escolar, evidenciándose en la limitación para sus actividades lúdicas, deportivas y académicas. Este estudio presenta resultados importantes como: El 36.3% de los encuestados durante el estudio de Canté y Kent, manifestaron sufrir dolor de espalda. Respecto al tipo de mochila utilizada, la mochila llevada a nivel escapular supuso el 70.7% del total del uso y el 17.0% llevó la mochila a nivel dorsal, refiriendo un peso aproximado de 5 kg.

Hay que tomar en cuenta que la postura de los escolares sufre varios ajustes a medida que avanza el crecimiento, es así como durante la infancia el crecimiento de la columna vertebral es más lento en comparación con el crecimiento de las extremidades, pero aumenta apresuradamente durante la pubertad donde se acentúan las curvaturas: la lordosis cervical, la cifosis torácica y la lordosis lumbar



Gráficos tomados del informe F.A.P.A.



La Academia Americana de Pediatría y la Asociación Americana de Cirujanos Ortopedistas sugieren los siguientes lineamientos para escoger la mochila correcta para el escolar:


• Tener correas anchas y acojinadas: las correas estrechas pueden lastimar y encajarse en los hombros, causar dolor y restringir la circulación.

• Mochila de 2 correas: las mochilas de una sola correa no distribuyen el peso de manera correcta y propician una posición con escoliosis.

• Usar una correa con soporte en las caderas para las cargas más pesadas.

• Cuando se transporte la mochila, usar ambas correas, firmemente ajustadas, procurando mantener la bolsa unos 5 centímetros por sobre la cintura.

• Acolchonamiento de la pared posterior de la mochila: protege contra objetos puntiagudos que incrementan la incomodidad y la correcta distribución del peso.

• Mochila liviana: no debe incrementar notablemente el peso por sí misma.

• Usar una técnica adecuada para levantar la carga; doblar las rodillas y hacer fuerza con las piernas cuando levante una carga pesada.

• Mochila con ruedas: Este tipo de mochila es útil si el estudiante debe transportar mucho peso pero debe recordarse que frecuentemente hay necesidad de cargarla para subir y bajar escaleras, autobuses y son difíciles de rodar en superficies irregulares.

• Ordenar la mochila, instalando los elementos más pesados cerca de la espalda, manteniéndola permanentemente ordenada.

• Si se cuenta con un casillero, es una buena práctica el dejar allí la carga y hacer viajes frecuentes hacia éste, entre una clase y otra, para recambiar los elementos que necesiten para cada una de éstas.

• Dejar los libros en el colegio, y mantener un segundo juego en casa, para evitar el viaje de ida y regreso de esos materiales.

• Practicar ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda, de acuerdo a la orientación de su médico.





Gráficos tomados del informe F.A.P.A.



BIBLIOGRAFIA

• Salminen JJ, Oksanen A, Maki P. Leisure time physical activity in the young: correlation with low back pain, spinal mobility, and truck muscle strength in 15-year-old school children. Int J Sports Med 1993; 14: 406-410. 19.

• Van Gent C, Dols JC, Rover MC. The Weight of schoolbags and the occurrence of neck, shoulder, and back pain in young adolescents. Spine 2003; 28: 916-921. 27.

• Penha P. Baldini M., Joao S. Spinal postural alignment variance according to sex and age in 7 and 8 year old children. Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics. febrero de 2009;325. 24 Macias Merlo ML, Fagoaga Mata J. Fisioterapia en pediatría. Madrid: McGraw-Hill Interamericana; 2002

• INFORME F.A.P.A 5 De los Rios G. Informe sobre mochilas escolares. 2009. https://www.yumpu.com/es/document/read/44416101/informe-sobre-las-mochilas-escolares-fapa-giner-de-los-rios

• American Academy of Pediatrics. www.aap.org

Entradas destacadas