7 Consejos saludables para evitar el dolor de rodilla


Los problemas en esta articulación pueden limitar seriamente la capacidad funcional de quien los padece, por el dolor intenso y la incapacidad de movimiento.

Las rodillas cumplen un papel fundamental en el movimiento del ser humano, gracias a ellas el cuerpo puede caminar, correr, agacharse, saltar o realizar giros, se trata de una articulación muy compleja, su funcionamiento inapropiado, puede estar relacionado a diversas causas como un golpe o movimiento brusco, que puede causar un esguince o torcedura, también la edad, la obesidad, algunas enfermedades reumáticas, usar un calzado inapropiado o la práctica de algunos deportes, como el fútbol o baloncesto.

Si vas a hacer deporte, evita correr de una manera demasiado intensa sin realizar un calentamiento previo ya que puede dañar seriamente tus rodillas, si vas a realizar trotes extensos debes llevar a cabo un entrenamiento apropiado, que siempre debe ser gradual y acorde a tu condición física.

Las lesiones y problemas de rodilla más habituales son los esguinces, la distensión o desgarro de músculos o tendones, también está la tendinitis que es un dolor en la parte frontal de la rodilla que empeora al subir y bajar escaleras o cuestas, las lesiones de menisco, posibles fracturas de hueso y la dislocación de la rótula (hueso redondo y aplanado situado en la cara anterior de la rodilla, cuya misión es articular su movimiento)

A continuación te compartimos 7 consejos prácticos y breves para que conserves unas rodillas fuertes y saludables.

1. Debes controlar tu peso

Ten en cuenta que cada kilo de más ejerce aproximadamente cinco kilos extra de presión sobre la rótula al bajar o subir escaleras, y una pérdida de 5 kg disminuye en un 50% los síntomas asociados a los dolores de rodilla.

2. Elige unos zapatos adecuados para tí.

Al practicar tu deporte favorito, tu calzado debe sujetar bien el pie y proporcionar la amortiguación necesaria para la actividad que estás realizando. En el día a día, evita usar zapatos de taco o suelas demasiado blandas o desgastadas, porque además de dolor y deformidad en los pies, este calzado puede sobrecargar y dañar las rodillas.

3. En caso de dolores leves en tus rodillas puedes recurrir a las rodilleras.

Estas son una solución terapéutica muy adecuada para prevenir y tratar las lesiones o dolor en esta articulación, un profesional de la salud te orientará acerca del producto más ajustado a tu necesidad.

4. Cuídate también en los desplazamientos largos.

Entra y sal del auto con precaución para proteger tus rodillas, si realizas viajes largos en bus o avión, asegúrate de levantarte cada dos horas para mover y estirar las piernas, si trabajas sentado, haz descansos cada hora o realiza pequeños movimientos de piernas para prevenir la atrofia muscular.