Artritis Rematoidea AR causas, síntomas y tratamiento


La artritis reumatoidea (AR) es una enfermedad inflamatoria, autoinmune, multisistémica, crónica y deformante. Lleva a la inflamación de las articulaciones y tejidos circundantes, y además puede afectar múltiples órganos como el corazón, hígado, riñones, pulmones, etc.

CAUSAS

La causa de la artritis reumatoide se desconoce. Se trata de una enfermedad autoinmunitaria, es decir que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error al tejido sano del propio cuerpo.

Las infecciones, los genes y los cambios hormonales pueden estar vinculados a la enfermedad con el desarrollo de anticuerpos que producen la enfermedad. El tabaquismo también puede estar asociado.

La AR se puede presentar a cualquier edad, pero es más común entre los 40 y 50 años. Las mujeres tienen AR con mayor frecuencia que los hombres. Es menos frecuente que la Osteoartritis.

SÍNTOMAS

La mayoría de las veces, la AR afecta las articulaciones en ambos lados del cuerpo por igual. Las muñecas, los dedos de las manos, las rodillas, los pies, los tobillos y las caderas son los que resultan afectados con mayor frecuencia, aunque puede afectarse cualquier articulación del cuerpo.

La enfermedad a menudo comienza de manera lenta. Los síntomas iniciales pueden incluir dolor articular leve, rigidez y fatiga.

Los síntomas articulares son los predominantes, mas frecuentes y pueden incluir.

  • La rigidez matutina, que dura por más de 1 hora, es común. Las articulaciones pueden sentirse calientes, sensibles y rígidas cuando no se usan durante una hora.

  • El dolor articular a menudo se siente en la misma articulación en ambos lados del cuerpo, por ejemplo, ambas manos, pies, rodillas.

  • Con el tiempo, las articulaciones pueden perder su rango de movimiento y volverse deformes.

Otros síntomas incluyen:

  • Dolor torácico al respirar (pleuresía o pleuritis)

  • Resequedad en ojos y boca (síndrome de Sjogren)

  • Ardor, prurito y secreción del ojo

  • Nódulos bajo la piel (generalmente un signo de una enfermedad más grave)

  • Entumecimiento, hormigueo o ardor en las manos y los pies

  • Dificultades para dormir

EXÁMENES COMPLEMENTARIOS

No hay un examen que pueda determinar con certeza el diagnóstico de artritis reumatoide. La mayoría de personas que padecen esta enfermedad tendrán algunos resultados anormales en los exámenes. Sin embargo, algunas personas tendrán resultados normales en todos los exámenes sin que se descarte la enfermedad.

Dos pruebas de laboratorio que a menudo ayudan en el diagnóstico son:

  • Factor reumatoideo

  • Anticuerpos antipéptidos cíclicos citrulinados (anti-PCC)

Otros exámenes que se pueden hacer son:

  • Conteo sanguíneo completo

  • Proteína C reactiva

  • Tasa de sedimentación eritrocítica

  • Radiografías de las articulaciones

  • Ecografía o resonancia magnética (RM) de las articulaciones

  • Análisis del líquido sinovial

TRATAMIENTO

En la mayoría de los casos, la AR requiere tratamiento por largo tiempo. El tratamiento incluye medicinas, fisioterapia, ejercicio, educación y posiblemente cirugía articular.

El tratamiento agresivo y oportuno para este tipo de artritis con nuevas categorías de fármacos puede ser muy útil para frenar la destrucción de la articulación y prevenir deformidades.

MEDICAMENTOS

Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés): estos son a menudo los primeros fármacos que se prueban en pacientes con artritis reumatoide confirmada. Se recetan además del reposo, los ejercicios de fortalecimiento y los fármacos antinflamatorios.

  • El metotrexato (Rheumatrex) es el DMARD más comúnmente utilizado para la artritis reumatoidea. La leflunomida (Arava) y la hidroxicloroquina también se pueden utilizar.

  • La sulfasalazina es un antinflamatorio que a menudo se combina con metotrexato e hidroxicloroquina.

  • Estos fármacos pueden tener efectos secundarios serios, así que se necesitan vigilancia estricta de un medico especialista.

Medicamentos antinflamatorios: incluyen ácido acetilsalicílico (aspirin) y antinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno y naproxeno.

Medicamentos antipalúdicos: este grupo de medicamentos incluye hidroxicloroquina (Plaquenil). Casi siempre se usan junto con metotrexato.

Corticosteroides: estos medicamentos funcionan bien para reducir la hinchazón e inflamación articular, pero pueden tener efectos secundarios a largo plazo.

Agentes biológicos: estos fármacos están diseñados para afectar partes del sistema inmunitario que juegan un papel en el proceso patológico de la artritis reumatoidea.

Estos fármacos se pueden administrar cuando otros medicamentos para la artritis reumatoidea no han funcionado. Los agentes biológicos pueden ser muy útiles en el tratamiento de la artritis reumatoidea. Sin embargo, las personas que toman estos fármacos deben ser vigiladas muy de cerca debido a serios factores de riesgo:

  • Infecciones a raíz de bacterias, virus y hongos

  • Leucemia o linfoma

  • Psoriasis

  • Reacciones alérgicas

Otros fármacos:

  • Inhibidor de Janus cinasa: Tofacitinib (Xeljanz). Se trata de una medicina tomada por vía oral que ahora está aprobado para el tratamiento de la artritis reumatoidea.

CIRUGÍA

Se puede necesitar cirugía para corregir las articulaciones que sufrieron daño grave. La cirugía puede incluir:

  • Extirpación del revestimiento articular (sinovectomía).

Artroplastia total en casos extremos; puede incluir artroplastia total de rodilla, artroplastia de cadera, artroplastia del tobillo, artroplastia del hombro y otras.

FISIOTERAPIA

Los ejercicios de rango o amplitud de movimiento y los programas indicados por un fisioterapeuta pueden retardar la pérdida de la función articular y ayudar a mantener los músculos fuertes.

Algunas veces, los terapeutas usan máquinas especiales para aplicar calor profundo o estimulación eléctrica para reducir el dolor y mejorar la movilidad articular. Otras terapias que pueden ayudar a aliviar el dolor articular abarcan:

NUTRICIÓN

Algunas personas con AR pueden tener intolerancia o alergias a determinados alimentos. Se recomienda una dieta nutritiva y equilibrada. Puede ayudar el hecho de consumir alimentos ricos en aceites de pescado (ácidos grasos omega-3). Es necesario suspender el tabaquismo. El consumo excesivo de alcohol también debe evitarse.

FOTO (portada) : clarin.com


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Black Instagram Icon
Dirección

Calle Moisés Luna Andrade y Mariano Pozo (esquina) Ponciano Alto. 

Teléfonos 

247 3002 – 247 8381

EMERGENCIAS 24 HORAS
Servicios Médicos
Nosotros
Síguenos...
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

© 2020  CLÍNICATOA. Proudly created with MAPE+