Dolor en tu cadera?


LESIONES MÁS COMUNES DE PELVIS Y CADERA

Las lesiones de pelvis se clasifican en dos grandes grupos: con y sin compromiso del anillo pelviano, estas últimas son de menos gravedad ya que se deben a traumatismos de baja energía o a arrancamientos óseos por las inserciones musculares.

Las fracturas de pelvis que comprometen el anillo pelviano, son consideradas marcadores de la intensidad de las fuerzas de un paciente traumatizado, la mayor incidencia de estas lesiones ocurre en los accidentes de motociclistas, seguido por los peatones y caídas de altura, también las lesiones que sufren los ocupantes en los autos tienen un porcentaje importante.

La mortalidad de estas lesiones está relacionada directamente con las complicaciones, entre las que se destacan, la hemorragia, el compromiso de órganos abdominales y urogenitales. Se considera particularmente importante el tratamiento inicial del paciente poli traumatizado, la resucitación marca su futuro, para lo cual el centro de recepción tiene que contar con personal e infraestructura adecuados para tal fin.

La inspección del paciente traumatizado consiste en observar asimetrías en los miembros inferiores, hematomas, heridas, sangrado por el meato urinario, que puedan orientar al diagnóstico de manera importante. El dolor que puede referir el paciente por la compresión cuidadosa de la pelvis a través de las alas ilíacas, puede ser importante para diferenciar una lesión de cadera o de pelvis.

TRATAMIENTO

Las lesiones que no comprometen el anillo pelviano en general, el tratamiento consiste en reposo y analgésicos.

Las lesiones que comprometen el anillo pelviano, en general son graves y requieren consideraciones especiales. Tratamiento en la emergencia se deben aplicar las normas de tratamiento inicial del poli traumatizado, luego tener en cuenta pautas propias de las lesiones de esta región.

El dolor a la presión sobre las crestas ilíacas, es un indicador importante de una fractura de pelvis. Lo ideal es que estos pacientes sean asistidos por un equipo de trauma. Indagar acerca de los mecanismos de lesión, por medio del interrogatorio y los estudios complementarios realizados El compromiso de los órganos internos, especialmente intestinos, recto, implica que las fracturas de pelvis deben ser consideradas como fracturas expuestas.

Si es un paciente masculino, descartar el compromiso de la 2daporción de la uretra membranosa que transcurre en el piso del periné. Para evaluar el compromiso de vejiga o uretra, se debe inspeccionar el meato urinario ya que si sangra o hay restos de sangrado contraindica procedimientos tendientes a diagnosticar estas lesiones por vía ascendente – contraindica la uretrocistografía por vía ascendente.

Se debe realizar la punción abdominal, especialmente en pacientes hemodinámica mente inestables y con abdomen defendido para descartar un compromiso de órganos del contenido abdominal. Es necesario reducir y estabilizar por medio de fijadores externos, los extremos óseos fracturados ya que son una fuente importante de sangrado que con frecuencia comprometen severamente la estabilidad hemodinámica del paciente.

Una vez estabilizado, evaluadas y tratadas sus lesiones del contenido pelviano, con los estudios complementarios realizados y con el paciente recuperado de su trauma inicial, se considera el tratamiento definitivo de las lesiones óseas del continente pelviano, ya que las secuelas; mala consolidación, pseudoatrosis, desplazamientos son causas de severas discapacidades que padece el paciente por el resto de la vida. Para ello se requiere la estabilización de las estructuras comprometidas con diferentes tipos de implantes, considerando detalladamente las diferentes vías de abordaje necesarias para cada tipo de lesión.

FRACTURAS DE ACETÁBULO

Esta lesión está estrechamente relacionada con los accidentes de tránsito, por ende su frecuencia está siempre en aumento. La cabeza femoral impacta contra el acetábulo y lo fractura, el impacto se hace sobre el trocánter mayor y trasmite la fuerza hacia la articulación, como en el caso de un peatón atropellado, si se trata del conductor o acompañante, la rodilla golpea contra el t